Lectio de la Semana

 

Martes 30 de noviembre

Motivación

Estos hombres en el evangelio no estaban precisamente buscando al Maestro, al menos no en la práctica. Sin embargo, el Señor sale a su encuentro y los llama. Abrámonos a descubrir cómo el Señor ha salido a nuestro encuentro en medio de las circunstancias, los trabajos, de nuestra propia vida. Y entrando en dialogo con él, respondámosle en lo secreto del corazón.

 

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo 4,18-22

Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan, que estaban en la barca con su padre Zebedeo arreglando sus redes; y los llamó. Y ellos al instante, dejando la barca y a su padre, le siguieron.

 

Pregunta:

¿Qué te anima a seguir al Señor hoy? ¿Qué te impide seguirlo?

¿Cuáles son tus redes, tu barca y tu padre hoy?