Guía de Acompañamiento Docente

Toda la gestión de nuestros colegios está marcada por el espíritu del acompañamiento docente. Entendemos por acompañamiento docente: “Acompañar, en el espíritu de la tutoría, a los profesores a desarrollar su vocación docente y su pertenencia a la comunidad, desde su realidad concreta.”

Acompañar:
Guiar, conducir, iluminar desde la fe al profesor en su labor cotidiana, estableciendo relaciones
de confianza y apertura que permitan desarrollar en él las competencias manquehuinas.

En el espíritu de la tutoría:
El espíritu de la tutoría consiste principalmente en acoger  al otro y responder a sus
inquietudes, tanto personales como laborales, desde la propia experiencia de fe y escuchando a Dios que habla en la Sagrada Escritura.

A desarrollar su vocación docente:
Vemos en la vocación un llamado de Dios a realizar una misión concreta, en este caso la
misión de ser guía, maestro y tutor para que los alumnos logren aprendizajes de calidad de acuerdo a nuestro Proyecto Curricular.

Y su pertenencia a la comunidad:
Consideramos al Colegio como una comunidad de comunidades de las que el profesor
forma parte. Por esto, es importante hacer a los docentes tomar conciencia de esta pertenencia para
que puedan colaborar con la construcción de la comunidad escolar y desarrollar su misión, en
conjunto con sus pares y superiores.

Desde su realidad concreta:
Vemos a la persona como un ser integral “único e irrepetible”, por lo tanto, la acogida debe
hacerse considerando todos los ámbitos de su vida: laboral, familiar, personal, etc.

Ver Guía de Acompañamiento Docente en los colegios del MAM

Guía de Acompañamiento Docente