Cómo aprenderemos » Teoría Constructivista

El Curriculum de Manquehue trabaja sobre la base de la teoría constructivista en cuanto al método de enseñanza que nuestros educadores deben usar para lograr un aprendizaje profundo, significativo y duradero de los conceptos, las habilidades y las actitudes que enseñamos.

El constructivismo es una teoría que sostiene que el aprendizaje es una  construcción del conocimiento que se genera desde el rol activo del  alumno  y la mediación del profesor. Todo el proceso de aprendizaje se explica desde los procesos mentales del aprendiz. La medicación del educador permite tener al alumno en el centro del aprendizaje y determina la función del profesor como una “ayuda ajustada” a las necesidades de aprendizaje de los alumnos.

La adopción del modelo constructivista no responde a razones contingentes, sino que a su coherencia con el fundamento antropológico y los principios pedagógicos del curriculum de Manquehue. Algunas de las complementaciones esenciales que podemos identificar entre ambos son:

  • Situar en un lugar fundamental al alumno: el constructivismo resalta el rol activo del alumno en su proceso de aprendizaje, promoviendo una educación que lo valora fundamentalmente desde su condición de persona.
  • Comprender el aprendizaje como un proceso personal de construcción permanente: se relaciona con el “Principio de Búsqueda de Dios y Escucha”, ya que le permite al alumno adquirir herramientas como el gusto por aprender, el esfuerzo por alcanzar la verdad y la capacidad de aprender por sí mismo.
  • Situar el rol del profesor desde su capacidad de mediar todo proceso de aprendizaje: se complementa con el “Principio de Servicio y Misión” que sitúa el rol del profesor en su condición de “tutor” que ayuda para que los alumnos descubran su misión y vocación particular.
  • Incorporar el trabajo cooperativo como una instancia necesaria de aprendizaje, ya que la mediación que facilita el aprendizaje no sólo se desarrolla desde el profesor con el alumno, sino que además entre pares. El “Principio Camino Comunitario” lo establece como una vivencia que le permitirá al alumno tomar conciencia de que no se basta así mismo, así como construir su propia identidad.

Modelo didáctico de Marzano

Para lograr aprendizajes de calidad que se puedan evidenciar en el desempeño de los alumnos, adoptamos los conceptos del modelo didáctico de las Dimensiones del Aprendizaje, de Robert Marzano, que parte de la base que el aprendizaje es un proceso complejo de interacción que ocurre en el interior de la persona y que incluye cinco dimensiones:

  1. Actitudes y percepciones positivas sobre el aprendizaje
  2. Adquisición e integración del conocimiento
  3. Profundización y extensión del conocimiento
  4. Uso significativo del conocimiento
  5. Hábitos mentales positivos

Las dimensiones 1 y 5 son transversales durante todo el proceso de construcción del aprendizaje, es decir, la correcta construcción y profundización del conocimiento nos exige mediar las actitudes frente al aprendizaje y, a su vez, el desarrollo de los hábitos de pensamiento. Por ello, es fundamental que nuestro proceso educativo integre adecuadamente a los contenidos, las actitudes que emanan de nuestro Proyecto Educativo y buenos hábitos mentales, de modo de dar verdadero sentido al aprendizaje de nuestros alumnos. Para esto, hemos definido metas de aprendizaje que integran conceptos, habilidades ya actitudes y que intencionan significativamente todo el proceso de enseñanza y un sistema de evaluación integral, que permite realizar un seguimiento permanente e integral del proceso de aprendizaje de nuestros alumnos.

Teoría Constructivista Teoría Constructivista