Curriculum » Cómo evaluaremos

Entendemos la evaluación como una parte esencial en el proceso de enseñanza –aprendizaje ya que desde ella emerge toda la información relevante para la toma de decisiones, ya sea del propio alumno respecto a su proceso de aprendizaje como de todos los actores que inciden en él, en especial de cada profesor al servicio de sus alumnos, sirviendo de guía y estímulo para que puedan avanzar y guiando las decisiones y planes futuros de cada colegio[1]

 

Desde nuestro carisma, vemos la evaluación como el comienzo de un camino de constante conversión, que se recorre en una comunidad ordenada por una Regla y un abad.

De esta visión se derivan seis criterios de evaluación de aprendizajes que nos servirán como marco para la formulación de nuestros programas de evaluación:

  1. La evaluación debe ser Informativa
  2. Constante, de proceso
  3. Variada, amplia
  4. Metacognitiva, reflexiva
  5. Integral
  6. Que permita hacerse cargo del otro

 

Por tanto hemos definido la evaluación como un proceso formativo, inserto en el  proceso de enseñanza –aprendizaje de nuestros alumnos, que se caracteriza por ser continuo, contextualizado y sistemático. La evaluación debe entregar información pertinente, válida, confiable y objetiva con el fin de que cada cual pueda hacerse cargo de su propio proceso de aprendizaje y poner al servicio de los demás lo que va aprendiendo, dejando ver también sus errores para poder ser ayudado, de manera tal que se sepa parte integrante de una comunidad que avanza junta por el camino de humildad que nos propone Benito en su Regla.  El análisis de resultados de la evaluación nos debe permitir emitir un juicio valorativo que apoye la toma de decisiones de todos los actores involucrados en el proceso de enseñanza- aprendizaje con el fin de saber cómo seguir adelante en el camino propuesto.

Ver el documento Criterios Manquehuinos de Evaluación de Aprendizajes

[1] Ver Proyecto Educativo MAM

Cómo evaluaremos