Qué Aprenderemos » Hábitos del pensamiento

FUNDAMENTOS PARA SU FORMACIÓN

San Benito en su Regla aborda directamente el tema del pensamiento y considera un pensamiento de buena calidad aquél que busca la verdad, lo que lo conduce al conocimiento de Dios, la suma Verdad. Por lo tanto, no consideramos el pensamiento humano como autónomo o soberano, sino subordinado, es decir, que no encierra al hombre en su propia mente sino que lo renueva y lo abre a la mente de Dios.

El pensamiento humano fue creado por Dios para el diálogo con Él. Por ello, buscamos formar en nuestros alumnos las habilidades necesarias para el diálogo con otros y con Dios. Un pensamiento de buena calidad es, entonces, aquel que mantiene al hombre ligado a Dios, maravillado de su obra y alerta para discernir si los pensamientos son de Dios.

Para que nuestros alumnos alcancen este pensamiento de buena calidad debemos desarrollar las potencialidades intelectuales que Dios ha dado a cada uno, sus propios talentos, respetando la inteligencia propia de cada cual, como aconseja san Benito. Cuando un alumno es bien acompañado es capaz de desarrollar todo su potencial y ponerlo al servicio de Dios y de los demás. Para ello, se requiere que el profesor planifique, enseñe y evalúe de manera eficaz la consecución de habilidades intelectuales.

CONCEPTO

Un hábito mental es una conducta regular adquirida que se obtiene por el ejercicio frecuente y que se ejecuta automáticamente y que puede ser positiva o negativa.

Buscamos formar en nuestros alumnos hábitos mentales que generen nuevos conocimientos, que les permitan aprender profundamente y desarrollar un pensamiento de buena calidad, como lo entiende san Benito. Para ello, resulta fundamental desarrollar en ellos un pensamiento crítico, creativo y metacognitivo:

  • Pensamiento crítico: concierne al examen y evaluación de creencias y acciones, la capacidad de procesar y reelaborar información, de modo de sustentar las propias creencias en la verdad que se ha descubierto y empatizar con las razones de otros.
  • Pensamiento creativo: concierne a la combinación de ideas en forma original y flexible, que generalmente lleva a una producción. Es un generador de ideas alternativas, de soluciones nuevas y originales, capaz de obtener un producto. Para su desarrollo es importante ocupar pensamientos alternativos.
  • Pensamiento metacognitivo: es una forma de conocer, regular y evaluar el propio pensamiento, de entenderlo a través de la reflexión, teniendo el propio proceso de pensamiento como objeto de examen. Principalmente, se basa en la capacidad de volver sobre los procesos que la persona utilizó para resolver una tarea, planificando y regulando su propio pensamiento.

Ver la Matriz de Habilidades de los colegios del MAM

Hábitos del pensamiento