Grupo Cunaco

“Razones para Vivir y Esperar”

El grupo Cunaco nace el año 1999 en el primer Encuentro mundial de Educadores Benedictinos (BENET) en Worth.

En ese encuentro, José Manuel Eguiguren es invitado a presentar nuestra visión educativa, centrada en el encuentro personal con Cristo Resucitado, donde tienen gran protagonismo los jóvenes a través de la Tutoría, en que, en una relación de amistad y acogida, los alumnos mayores muestran el amor de Cristo a los alumnos menores.

Después de su exposición se acercan a José Manuel algunos abades y rectores de diferentes colegios benedictinos, muy interesados por su forma de educar y él los invita a Chile a conocer nuestros colegios. Así parte el Grupo Cunaco, un grupo que a través de los años ha ido variando en su composición, pero que deciden juntarse todos los años para apoyarse mutuamente en la gran misión que es educar en Cristo a través del carisma benedictino.

La primera vez que se juntan, la reunión se lleva a cabo en Cunaco, Colchagua, en la casa de campo de la familia Valdés Echenique. En ese primer encuentro se decide poner al grupo el nombre del lugar que primero los acogió.

Se acuerda que la primera misión de los colegios del grupo es la Evangelización.

El lema del grupo es: “Razones para Vivir y Esperar”, pues es esto lo que una educación auténticamente benedictina debe entregar

Desde el primer encuentro el grupo se sintió llamado a rezar juntos de una manera benedictina, es decir, compartiendo la Lectio Divina diaria, rezando en comunidad las Horas del Oficio Divino y celebrando la Eucaristía. Es así como fue creciendo la amistad en Cristo entre los participantes y las comunidades monásticas y escolares a las cuales ellos pertenecen. El grupo se considera una comunidad de colegios que quiere orar y trabajar juntos creciendo en la amistad espiritual, siempre a la escucha de lo que el Espíritu le dice a las iglesias.

Para nombrar algunos frutos de estos encuentros, que se han extendido a un trabajo continuo a lo largo de los años entre las comunidades de Manquehue y los monasterios de la Congregación Benedictina Inglesa miembros del grupo,  son los retiros de profesores, las misiones en Inglaterra y Estados Unidos, la visión que dio forma a nuestros colegios y a nuestros Proyecto educativo, las decanías en Downside y Ampleforth, las incontables visitas y experiencias de monjes, profesores y ex alumnos de dichas comunidades monásticas que han venido a la Patagonia y muchos otros.

Los miembros pertenecientes al grupo son el  MAM con sus tres colegios, Amplerforth, Worth, Downside, en Inglaterra, y Priory y Porthmouth, en Estados Unidos.