EX-ALUMNAS VUELVEN A VIVIR LA EXPERIENCIA COMUNITARIA

Cuando estaba en tercero medio, decidimos ir con 3 amigas a vivir una semana a la Hospedería Santa Francisca Romana, sin saber muy bien a qué íbamos. Fue una de las mejores experiencias comunitarias que hemos vivido y pese a las ganas que teníamos de volver estando todavía en el colegio, nunca lo hicimos por temas académicos o por simplemente no darnos el tiempo.

Ya desde el año pasado que con la Elisa Gelfenstein, que fuimos juntas la primera vez, teníamos el bichito dando vueltas de querer volver, pero la Universidad nos frenaba, hasta que ella misma me puso fecha y nos inscribimos, dejando de lado todos los “peros” posibles y cualquier cosa que nos pudiera frenar.

Llegamos con expectativas de que fuera igual de buena la experiencia que la vez pasada, sin embargo fue muy distinta. Esta vez habían muchas menos mujeres, lo que nos permitió conocer a cada una de manera más profunda y desarrollar cierta constancia.

Pese a no tener tanto tiempo o comodidades para estudiar estando allá, a tener distintos horarios entre nosotras, a la falta de movilización y otras cosas, fue muy rico compartir esa semana con amigas que estaban en la misma búsqueda que yo, que querían salir un poco de su rutina para vivir en comunidad y que querían ser instrumentos de Dios con cada una de las huéspedes. Y al igual que la vez pasada, me volví a mi casa el fin de semana feliz y en paz, habiendo encontrado mucho más de lo que pudimos dar, habiendo podido encontrar en cada mujer y en cada voluntario que iba a diario a Cristo, y habiendo recordado lo distinto que se vive la vida cuando se mira con los ojos de Dios y no los humanos.

Es realmente una experiencia que te saca de lo común, que te hace incomodar, para luego hacerte sentir de verdad cómoda. Es algo que al menos a mí, me marcó y que espero repetir más a menudo.

Es un tesoro que tenemos, pero que pocos conocen o que conocemos, porque nos da miedo darnos el tiempo de ir a buscarlo y vivirlo.

Consuelo Mujica E.

Ex alumna Colegio San Anselmo