EXPERIENCIA COMUNITARIA CSB

“Fui por primera vez a la Hospedería como salida de servicio, más o menos en, séptimo básico. Fuimos con mi curso y mi profesora jefe, al turno de la noche, a rezar con las huéspedes y ayudar a servir la comida. Me motivó la idea del servicio, de ir a conocer nuevas personas y realidades distintas. En las huéspedes vi mucha fortaleza y un gran sentido de la acogida, pero, sobre todo, vi una profunda búsqueda de Dios. Desde entonces he ido de visita varias veces e incluso fui a alojar y compartir con ellas durante una semana. Volvería, y voy a volver, porque es una experiencia de servicio y aprendizaje imperdible, en la que puedes conectarte con las personas y muchas veces llegar a alegrarles el día”.

 

Elena Balmaceda, CSB