Misión en Portsmouth

Portsmouth 2019: ¨Al ir, van llorando, llevando la semilla; y vuelven cantando, trayendo sus gavillas¨(Sal 126, 6)

Cuando ya se concluyen dos años de la misión en Portsmouth. Catalina Quiroga (A09), comparte: “Estamos en un momento muy impresionante de la misión. Con Álvaro Gazmuri (B01) y Clarita nos volvemos a Chile después de dos años. Ha sido un cierre emotivo y lleno de manifestaciones del amor y la presencia de Dios. Dejamos una comunidad de Lectio líderes;  alumnos que están a cargo de sus mismas comunidades o de alumnos menores.

Nueve de ellos irán el próximo año a San José en marzo, a un retiro de formación. Además, estos días vienen llegando una comunidad de cinco jóvenes ex alumnos del CSA que estarán en la Misión, hasta finales de febrero.”

No siempre fue fácil, pero el Señor siempre se hizo presente. Estamos muy agradecidos de estos dos años de misión, siendo testigos cómo jóvenes se entregan radicalmente a la acción de la Palabra.”

Antonia López (A11), participó estos últimos dos meses de la Misión en Portsmouth, y compartimos su testimonio:

“Mi experiencia en Portsmouth fue un llamado de Dios, lo mismo que sentí para cuando fui a San José. Responder a este llamado fue un recorrido largo, de perseverancia, compromiso, conocimiento, estabilidad y encuentro con Dios., conmigo misma, y con mi camino de fe. Debía formarme primero en San José, y hoy lo entiendo perfectamente, respetando los tiempos de Dios y confiando en que Él quiere lo mejor para mí. Me entregué a su plan y logré cumplir mi sueño de venir a la misión, mi formación en San José fue fundamental para poder vivir la experiencia en Portsmouth; entender lo que es vivir en comunidad, para crecer espiritualmente y para conocerme, porque es ahí donde puedo en esta misión entregar todo lo experimentado y dar testimonio de mis encuentros con Dios.

Descubrí que, aunque para alcanzar lo que quiero el camino es difícil, soy privilegiada, siempre Dios me ha dado el doble. Vine en el mejor momento de la misión, donde fui testigo de milagros diariamente. Me siento bendecida por estar experimentando lo que se veía tan lejanos años atrás, lo que hoy está pasando con los Grupos de Lectio es histórico, el encuentro de estos jóvenes con la Palabra es para mí, un regalo, poder presenciarlo y ser testigo de cómo cada uno de ellos han crecido en su amistad con Dios, a su tiempo en su fe y confianza en el plan de Dios.

Es impresionante lo que está pasando con las comunidades estables que se han formado, tan comprometidas en medio de la intensa vida que tienen. Hay Grupos de Lectio de papás, diez grupos de alumnos, dos grupos de profesores, 20 nuevos jefes de grupo y cuatro profesores que aceptaron la misión de formar y acompañar a los jefes de grupo, y estar velando por mantener viva esta revolución de la Lectio en Portsmouth Abbey School, esto es un milagro.

Revisando cada momento de esta experiencia, con mi comunidad Santa Gertrudis, me di cuenta que Dios durante todo este tiempo me manifestó su Amor, esa es la palabra con la que me quedo, el amor de Dios en todo y en todos. Dios me ama y se reflejó en todo lo que viví, en todas las personas que conocí, en todos los momentos de oración siempre me demostró Su amor. Me quedo con el salmo del buen pastor, una lectura que me apareció constantemente en diferentes situaciones durante mi experiencia: “Bondad y amor me acompañaran todos los días de mi vida”. (Salmo 23, 6)

 Los invito a orar, para que la luz de Cristo que está encendida hoy en la comunidad de Portsmouth no se apague, para que siga viva en cada alma, mente y corazón. La palabra de Dios esta reinando e irradiando muy fuertemente su amor en cada uno de ellos”.