Capítulo de Oblatos y Promesados

“POR TANTO, NADA SE ANTEPONGA A LA OBRA DE DIOS” (RB 43, 3)

El día jueves 19 en la tarde se reunieron oblatos y promesados de todas las Decanías en este nuevo Capítulo, que tuvo un espíritu especial ya que fue el primero presencial después de mucho tiempo. Estuvo centrado en la Liturgia de la Horas, se vivió en tres partes, primero la Introducción, ¿qué es? Luego el Trabajo Personal, preparando la Hora Intermedia que venía después, a la luz de lo que se había escuchado, y desmenuzando la Liturgia de las Horas; pregustando la oración Intermedia que vino después. Y la tercera parte trató de la Liturgia de las Horas propiamente tal.

Bernardita Illanes, Pastoral DSA: “Esto se hizo en el auditorio; en un principio todos miraban hacia adelante y de un minuto a otro nos giramos y quedamos como coro. Fue muy bonito”. En la motivación, Bernardita invitó a los presentes a estar atentos a las señales, dando algunos tips que a ella le habían servido: “Respetar el silencio entre oración, para lograr escuchar la resonancia del Espíritu sin miedo a los espacios de silencio. Disfrutar el canto, el sonido de la comunidad. Que cuando se hable de Jerusalén, Sión y Templo, que puede sonar distante hoy, piense en el claustro interior, que es donde Él habita”.