Capítulo Oblatos y Promesados: COMPARTIR EL PASO DE DIOS EN LA VIDA DE CADA UNO

El jueves 14 de octubre se realizó el Capítulo donde se reunieron por Decanía los oblatos y promesados para hacer comunidad y tener un encuentro.

Desde DSB, Patricia Chacaltana: “Lo que más valoro en este capítulo fue el volver a encontrarnos, ver rostros, ver gente que no había tenido la oportunidad de saludar, de abrazar. Compartir el almuerzo conversando en lo que estamos cada una, y sentir el cariño de todos los que estaban, revisamos lo que cada uno estaba haciendo. Un regalo muy grande fue el momento de oración personal, fue un momento precioso, de encuentro personal con Cristo y que llena de energía, te renueva el amor, te deja el corazón gordito para enfrentar lo que sigue adelante. Fue un precioso regalo para todos, tan preciosamente valorado por mí, que pude replicarlo con mi comunidad, con mi comunidad de profesores jefes, que también lo valoró muchísimo. Lindo encuentro y que da frutos después en la vida cotidiana”.

Álvaro Molina: “Revisar lo que las distintas Ramas han avanzado de la mano de Nuestro Señor en una reunión presencial fue un verdadreo regalo para el espíritu. Fantástico volver a encontrarse con personas a las que hacía mucho tiempo no veía. Solamente dar gracias a Dios por lo que ha hecho con nosotros”.

Desde DSL, Josefina Ringeling (B92): “El capítulo de oblatos y promesados de este mes se realizó por decanías. Fue un espacio íntimo para vernos, conversar, escuchar y compartir el paso de Dios en la vida de cada uno, de la decanía y también del Colegio. Nos alegramos con las noticias del Colegio abierto para los niños, retomando con fuerza sus actividades, con una comunidad comprometida y unida. También, Patrick nos compartió las buenas noticias de la Hospedería Santa Francisca Romana, que está trabajando con mucho entusiasmo y esperanza para poder abrir sus puertas nuevamente en marzo del próximo año y, por último, tuvimos el profundo testimonio de Marie Rolin, como miembro estable de la comunidad que se ha ido forjando en torno a la Capilla Virtual, que ha sido realmente un tesoro y una oportunidad maravillosa de hacer comunidad y mantenerse en oración. Terminamos con una profunda y meditada oración de la Hora Intermedia para agradecer al Señor, porque “ha estado grande con nosotros y estamos alegres”.

Jenifer Latorre (L01): “Fue una instancia para reencontrarnos como comunidad para saber en qué estamos cada uno, como el Señor se ha ido manifestando en nuestras vidas y también en cada una de las áreas y actividades de la Decanía, tanto dentro de la comunidad escolar como en las otras áreas (DEM, HSFR, TUTORÍA MAM, etc). Lo que más me llamó la atención, fue algo que dijo la Cecilia en la presentación de las actividades de Tutoría, Scout y servicio; ver como los jóvenes de CSL tienen sed de Dios, me llena de alegría y de esperanza, saber que nuestros niños tendrán tutores que buscan a Dios eso es la mejor manifestación del amor de Dios para nuestra comunidad”.

Desde DSA, Anita Quiroga: “Este último capítulo de la Decania San Anselmo estuvo lleno de alegría por el encuentro entre nosotros, hermanos en la fe y en el Movimiento y por todas las buenas noticias que se informaron ahí. Es increíble cómo Dios se va manifestando y actuando en las personas. Cuando se cree que no hay esperanza allí aparece un joven misionando, 243 niñitas yendo a scouts, jóvenes yendo a formarse a San José, en la Patagonia. Tantos anuncios de este Dios vivo que va obrando en circunstancias tan difíciles. Violencia, política, pandemia, y tantas otras preocupaciones que tenemos los seres humanos y ahí está Él, con su amor infinito encendiendo corazones en Chile, Inglaterra y el mundo. Tantas personas entregando lo mejor de sí para llevar el mensaje de amor de Jesucristo. Sin cansarse y sin decaer. Siempre volviendo a empezar. El corazón de muchos está recibiendo este mensaje y mi corazón está feliz de que así sea. Lo mío es hacer lo mismo que todas estas personas, jóvenes y no tanto que se la juegan por su fe y por los demás”.