“Dios nos ama. Quizás no deberíamos decir nada más”

Entre el 12 y 13 de noviembre, los promesados activos de la Comunidad San Jorge, junto a su encargado Alejandro Allende, tuvieron su retiro anual en Rancagua. Roberto Quiroga S. (A08) cuenta: “Fue un retiro 100% volcado a la oración, al silencio y a la vida en el Espíritu. Alejandro, en su motivación, dijo una frase que creo resume el retiro: “Dios nos ama. Quizás no deberíamos decir nada más”. Durante estos dos días pudimos sumergirnos en lo que es el amor de Dios que se manifiesta en todas las dimensiones de la vida. Para mí fue un verdadero descanso espiritual. Una suerte de oasis, en donde pude abandonarme en la voluntad de Dios manifestada en la comunidad. Pude gozar de la conciencia del amor de Dios que todo lo envuelve.

Diferentes lecturas me fueron manifestando este amor incondicional de Dios: “En tierra desierta lo encuentra, en la soledad rugiente de la estepa. Y lo envuelve, lo sustenta, lo cuida, como a la niña de sus ojos” (Dt 32,10). Esto me habla de un Dios cuidando con amor de mi vida, incluso en momentos o situaciones en los que pareciera estar mal o confundido… Él está ahí. Finalmente, el ritmo del retiro y la acogida de la casa me dieron un tremendo impulso para seguir profundizando en mi fe y en mi vocación”.