El Movimiento en el Sínodo de Jóvenes

El fin de semana pasado se realizó la Gran Asamblea del X Sínodo de Santiago “Jóvenes, fe y discernimiento vocacional”, donde Alejandro Allende, oblato de Manquehue, Catalina Cubillos (A12) y Sergio Pérez participaron representando al MAM.

Catalina nos cuenta: “Frutos de justicia se siembran en la paz para los que procuran la paz” (St 2, 18). La primera lectura del día lunes nos iluminó mucho el espíritu con el cual teníamos que vivir el sínodo. En cuanto a los jóvenes, la fe y discernimiento vocacional, vimos la presencia de varios jóvenes que estaban dispuestos a avanzar, a ser Iglesia y a dar la vida por Jesucristo. Se habló mucho de acompañamiento espiritual y la importancia de formar a estas personas para que vayan acompañando a los jóvenes en su encuentro con Cristo y en el discernimiento de su vocación particular.

Más sobre el Sínodo: 

Entre el 19 y el 21 de mayo se realizó la Gran Asamblea del X Sínodo de Santiago “Jóvenes, fe y discernimiento
vocacional” en el colegio Sagrado Corazones de la Alameda. Después de 20 años desde el último Sínodo, éste
busca renovar de manera concreta la Pastoral Juvenil de la Iglesia de Santiago.

Más de 500 personas, de distintas realidades pastorales, eclesiales y de movimientos, fueron elegidas para ser
“sinodales” es decir, los encargados de formular su parecer o “voto” sobre los temas tratados en la Asamblea. Seis temas: Encuentro con Jesús; Jóvenes protagonistas y fieles al llamado; Para una Pastoral de fe; Una Iglesia
para todos; Apasionados por el Reino de Dios y Hágase tu voluntad, y 24 subtemas, fueron desglosados y analizados en estos tres días en un trabajo comunitario, eclesial e intergeneracional, donde cada persona tuvo un valor relevante, tal como en los inicios de la Iglesia.

Monseñor Fernando Ramos, Obispo Auxiliar de Santiago, señaló: “a la Iglesia Católica la anima, la conduce y la
lleva el Espíritu Santo, de manera que esta experiencia del Sínodo nos permite, por una parte, recoger lo que
estamos viviendo, pero también proyectarnos hacia adelante, para renovar nuestra forma de vivir como Iglesia
y nuestra forma de evangelizar. La idea más fundamental es poder presentar la persona de Jesucristo, que es el centro y el norte de nuestra vida como Iglesia”.

Sínodo significa caminar juntos y ésta fue la tarea de este importante encuentro en Pentecostés.

Fuente: www.iglesiadesantiago.cl