Entrevista Tom Galea rector de Rosebanck Collage de Australia

Tom Galea es rector del colegio benedictino Rosebank College de Australia. Lleva 3 meses recorriendo colegios benedictinos en distintas partes del mundo. La última etapa de su viaje correspondió a los colegios de Manquehue. Hemos querido entrevistarlo para poder conocer parte de la experiencia que tuvo visitando distintos colegios benedictinos.

¿Qué aprendiste sobre la educación benedictina durante los últimos tres meses? ¿Dónde fuiste? ¿Cuáles fueron tus motivaciones para recorrer y visitar tantas colegios y culturas diferentes?
Aprendí que hay tantas versiones de la educación benedictina como colegios y monasterios existen.

Cada una de ellas busca ‘instituir una escuela en el servicio del Señor’ (cf. RB P, 45). Todos tienen un fuerte compromiso con la persona en su integralidad, con las “artes creativas y escénicas” y con la excelencia académica.

Respecto al excelencia académica, no solo existe el compromiso de rendir bien en los exámenes, sino que los estudiantes se comprometen profundamente con los contenidos y con el proceso de aprendizaje, alcanzando frutos que los beneficiarán a lo largo de toda su vida.

En el contexto de un sistema escolar mundial, nuestros colegios son en general conservadores, aunque van asumiendo gradualmente la metodología de enseñanza contemporánea. Esto refleja no tanto lo que los colegios quieren ser, sino la presión de las familias.

Descubrí que todos estamos preocupados por la “salud mental” de nuestros estudiantes y de los educadores en los colegios, por el proceso de construcción de relaciones sanas y positivas, y por el fortalecimiento de la autoestima en nuestro mundo moderno. A todos nos preocupa el rol de las redes sociales y cómo los compañeros de clase con contacto las 24 horas, los 7 días de la semana, intentan definir quién es cada uno y qué debería ser.

El papel de una comunidad positiva, empoderada y significativa que se involucra en conversaciones regulares sobre el sentido de la vida, la identidad propia y los dones de nuestro creador Dios nunca ha sido tan importante como en estos días.

Nuestros colegios están prestando mucha atención al rol de las redes sociales, ya que es un fenómeno universal. Estoy seguro de que todos podemos compartir nuestra sabiduría y nuestras estrategias para lidiar con esta tecnología omnipresente que es una parte tan importante de nuestras vidas en estos días.

Si bien es particularmente un problema en los países más ricos, las fuerzas en juego son reales para todos los niños conectados ya sea entre sí como con el resto del mundo, a través de sus dispositivos personales (particularmente el teléfono inteligente).

También he podido reconocer que en nuestros colegios el ambiente de aprendizaje es particularmente cómodo y acogedor. Existe un compromiso para garantizar que el entorno,los jardines y espacios, estén bien cuidados y contribuyan particularmente a nuestro bienestar.

De lo que has visto, ¿Qué te llamó la atención? ¿Qué estabas buscando?

Lo que más me llamó la atención es que existe una preocupación auténtica por los estudiantes y por la comunidad de educadores. También la constante búsqueda de rutinas significativas, de prácticas y un lenguaje que le hablan a la mente moderna, que éstas sean sostenibles dentro del lugar de trabajo y a la vez sean fieles a nuestro pensamiento trascendente.

Mi principal objetivo al viajar y conectarme con nuestra comunidad benedictina en todo el mundo, es crear vínculos internacionales para que nuestros estudiantes comprendan y aprecien lo que significa la ciudadanía global. Ya no podemos estar aislados trabajando de forma independiente. Cada uno de nosotros tiene la responsabilidad de esta ‘sabiduría antigua’ esté lista para ofrecerla al mundo moderno, y nos necesitamos unos a otros para abrir este tesoro de manera que pueda hablar a las personas de estos tiempos. Porque aunque nuestra fortaleza es la “independencia”, también es a veces nuestra debilidad.

Me ha inspirado especialmente la forma en que el Movimiento Manquehue ya ha hecho grandes avances en este camino, compartiendo su propia visión y experiencia de la espiritualidad benedictina para los laicos, y recorriendo el camino con otras comunidades alrededor del mundo. Al ir haciendo este trabajo más universal, es probable que logremos aproximarnos a una experiencia más auténtica de la Regla, centrada en las Escrituras.

Nuestro mundo tan dinámico y cambiante y nuestra Iglesia herida están buscando un nuevo camino de bienestar (de salvación). Estoy seguro de que podemos ser parte de la sanación y la reinvención. De todo lo que he visto alrededor del mundo en los últimos 10 años, realmente creo que la comunidad de  Manquehue tiene uno de las mejores aproximaciones, más sostenibles y relevantes para nuestra misión central de establecer ‘una escuela al servicio del Señor’ para el mundo contemporáneo. En mi colegio estamos comprometidos en crear una versión australiana para nuestra comunidad. Queremos transformarnos de ser ‘una escuela que reza’, a ser ‘una escuela de oración’.

¿Por qué viniste a Chile?

Hemos estado conectados con el Movimiento Manquehue desde BENET 2007 de manera informal. Además de las razones dichas arriba, por la inquietud que me llevó a visitar algunos de nuestros colegios benedictinos mixtos en India, África, Europa, México, Colombia, Brasil y Chile, el proyecto de Manquehue le proporciona a mi colegio inspiración, un plan, estímulo, relevancia, apoyo y esperanza.

Estamos tomando un compromiso serio con nuestro proyecto equivalente y tenemos la esperanza de  que nuestros hermanos chilenos puedan acompañarnos en este camino, mantenienendo un contacto regular que nos permitan profundizar la experiencia, ya sea en Australia o desde Chile. Creemos que el próximo BENET 2019 en Australia entregará instancias de estimulación, apoyo y contacto personal.

En el corto plazo, esperamos que los colegios del Movimiento Manquehue en Chile participen en el Programa Internacional de Intercambio de Estudiantes Benedictinos por períodos cortos (IBSSSEP); que  consiste en que hasta dos estudiantes de cada colegio viajen a  nuestro colegio por 4 a 5 semanas y hasta 6 de nuestros estudiantes se unan a los colegios en Chile durante 4 a 5 semanas. Creemos que este intercambio profundo de cultura, conocimiento, lenguaje y relaciones, es fundamental para la educación global.