Experiencia de 4 meses en San José

De marzo a junio de este año, ocho jóvenes vivieron la experiencia de cuatro meses en las casa Santa Hilda y San Beda.

Fue un semestre intenso que comenzó con el inicio de la Cuaresma, y la preparación para la celebración de la Pascua: “Esto le dio mucho sentido y para todos fue un encuentro fuerte con Cristo en la liturgia, en las celebraciones y fue sin duda uno de los hitos fuertes del semestre”, señala Javier Fernández (B00), “La vida en comunidad, la formación, las correcciones, las distintas personas que fuimos recibiendo nos fueron haciendo despertar y descubrir a Cristo vivo entre nosotros. Terminamos el semestre con la naturaleza manifestándose fuertemente a través del frío y la nieve, como poniéndole un sello a que su presencia en estos cuatro meses no es menor”, reflexiona Javier.

Dejamos aquí algunos testimonios de quienes vivieron esta experiencia: “Me reencontré con mi Dios Padre, mi Dios amigo. Ese Dios cercano que es puro amor, que murió y resucitó por mí… Descubrí que de todo lo malo Dios saca algo mucho mejor y que me lleva a la felicidad, y aprendí que HOY estoy viviendo mi vocación: vivir en el amor”.“Me voy siendo una mujer nueva, pero nueva en Cristo, y no dejando todo esto acá si no llevármelo, atesorarlo en mi corazón para poder compartirlo con los demás. Esta experiencia de vida en comunidad me llenó el alma y el espíritu, me doy cuenta que no puedo avanzar en mi vida sin Dios, ese Dios que me ama que no me abandona y que tampoco me olvida”.

“Me he encontrado con un Dios que actúa de manera misteriosa; que me muestra un amor tan grande y pleno que al despertar a su realidad cambia el rumbo de mi vida, me des instala de muchos aspectos de ella y muchas veces me lleva al desierto y me hace pasar por la humillación. Pero todo esto es porque me quiere tanto que lo único que busca es hacerme feliz. Termino esta experiencia sabiéndome libre y salvada de todas mis cruces, miedos y preocupaciones, consciente de que sólo el poder de la fe me hace vivir la vida eterna a la que estoy llamada desde HOY”.