THE WEAVE OF MANQUEHUE: “Porque yo quiero amor, no sacrificio; conocimiento de Dios, más que holocaustos” (Os 6, 6)

Desde la comunidad Santa Escolástica, Downside Abbey & School, Inglaterra, nos cuentan del General Retreat de The Weave of Manquehue, vivido este reciente fin de semana.

Frances Danaher nos comparte: “En este retiro nos juntamos miembros de comunidades de lectio, exalumnos de los colegios benedictinos ingleses y otros amigos de todos partes del Reino Unido, para renovarnos en la oración y amistad espiritual y despertarnos unos a otros a nuestro llamado a vivir hoy en el Reino de Dios. Trabajamos en varios proyectos de la Weave (sus hilos) y compartimos una experiencia de convivencia en la lectio, el servicio, el Oficio y el estar juntos. Fue una gran oportunidad para alimentarnos espiritualmente, para animarnos unos a otros en nuestra misión de anunciar y vivir la Palabra enraizados en el carisma manquehuino aquí en el Reino Unido”.

Compartimos más testimonios:

Gabriel Goff: “Fue increíble escuchar el testimonio de Joe de la comunidad de Bristol; oír como la Lectio ha afectado su vida aun sin conocer a Manquehue. El impacto va creciendo hacia algo muy grande. Me encantó pasar el fin de semana en una comunidad de amor, con la fe al centro”.

Charlotte Bonhoure: “Lo que más me impresionó en este retiro es reconocer que fui creada para dar gloria a Dios. Esto agrega una dimensión especial a los demás aspectos del retiro:  los nuevos proyectos, la motivación y la inspiración que son el fruto de nuestro trabajo en los bloques, la música, el baile y la risa de la convivencia, la alegría de encontrarme con amigos antiguos y conocer nuevos. Sin duda la Weave es una construcción espiritual que sobrevivirá guerras y revoluciones”.

Rebecca Blakey: “Me quedo con un versículo de Mateo «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres.» (Mt 4, 19). La experiencia de tener un encargo y servir en este retiro me mostró cómo Dios ya me está  haciendo su discípulo y necesita nada más que mi asentimiento, mi ‘hágase en mí’. El retiro también me ayudó profundizar el carisma manquehuino de la amistad espiritual, de acogernos unos a otros. A pesar de que algunos nos conocíamos poco y éramos distintos, me parece que, en Cristo, nuestras diferencias no importaban nada. Durante la convivencia, cuando bailamos todos juntos como uno grupo de niños grandes, recordé lo que dice san Pablo ‘ya no hay judío ni griego; ni esclavo ni libre; ni hombre ni mujer, ya que todos vosotros sois uno en Cristo Jesús’ (Ga 3, 28).

Angus Duncan: “A mí me impresionó los dos testimonios de experiencias de comunidades de lectio en el UK. Para mí, son ejemplos verdaderos del trabajo de Dios a través la palabra y comunidades y me muestran Su espíritu conmoviendo en el trabajo de la Weave”.