NOTICIAS DESDE INGLATERRA

Comunidad San Columba: Cristóbal Valdés nos cuenta: “Durante la última semana de octubre visitamos una vez más Iona, la isla de nuestro patrono san Columba. Hemos ido mejorando nuestra guía de peregrinación que enlaza los lugares de la isla con la vida de Columba y con actividades de oración. Esta vez la sorpresa fueron las personas, los encuentros. En el límite de la temporada, casi no habían turistas y sí muchos peregrinos con los que compartimos intensamente. Dios se nos manifestó en la abundantísima lluvia que nos habló del yermo de san Columba y del bautismo. También en un pajarito que nos acompañó en todas las horas del oficio que rezamos en la capilla de San Orán, la construcción más antigua de Iona. Como queriendo entender lo que cantábamos, nos miraba a nosotros, a la guitarra, aleteaba alrededor de los libros, se alejaba por un rato y volvía a aparecer. En la iglesia de la abadía cantamos una vez más a lo divino.

Al volver de Escocia nos encontramos con Nicolás Meneghello que había estado en Chile durante esos días. Su tiempo en Santiago fue un ininterrumpido compartir ecos de signos de Dios con personas queridas. Se sintió unido a la comunidad en la renovación espiritual. Regresó a Inglaterra contento y agradecido. A los pocos días partió Andrés Cabello a Chile, después de dos meses en San Columba. Antes de irse, nos habló con fuerza animándonos a la misión. Así empezamos esta última parte de nuestro tiempo en Ampleforth. Poco a poco se va organizando la partida, las despedidas, los traspasos. Nuestro desafío es seguir hasta el último día compartiendo la vida, la lectio y la tutoría”.

Comunidad Santa Escolástica: Fueron de peregrinación al norte, siguiendo las huellas de los santos de la tradición benedictina inglesa. Fernanda Streeter (B14) nos contó: “La peregrinación al norte estuvo fuertemente marcada por la acción de un Dios vivo y de amor. Durante toda la semana nos llenó de milagros y manifestaciones: en su creación, en la amistad, en la comunidad e incluso en el clima. Partimos en Durham admirando la catedral construida para alabar a Dios y que en su interior refugia a San Cutberto y San Beda, quienes nos acompañaron indudablemente durante todo nuestro camino. En Lindisfarne pudimos comprender de dónde venimos y quienes son, realmente, nuestros antepasados. Llenamos nuestros corazones con las historias de misión, radicalidad y valentía que estos santos irradian. Fueron días guiados por el oficio divino, de intensa oración personal, de comunión tanto entre las escolásticas como con los santos y de profunda apertura a la Palabra.

En Durham nos recibió Peter Webb y Rievaulx lo recorrimos junto a San Elredo y John Dore (hermano de Anthony), quienes nos acogieron con gran cariño y amistad. Además, la comunidad San Elredo nos invitó a comer, para despedirnos de Inglaterra. Con ellos nos nutrimos de sus testimonios y una vez más, valoramos todo lo que ha significado el Movimiento en Inglaterra. Ampleforth y Stanbrook nos abrieron sus puertas monásticas con gran acogida, derramando su paz sobre nosotras y animándonos en nuestra misión. Fueron días de amar a Dios con fuerza, de conocer nuestra historia y nuestra fe. Reconocer que nuestras ancestros espirituales siguen vivos y a nuestro lado, que estamos continuando una misión de siglos anteriores, llena de sentido y de fuerza”.