PROMESAS EN EL MOVIMIENTO APOSTÓLICO MANQUEHUE

El 19 y el 26 de noviembre se celebraron las renovaciones y nuevas promesas del Movimiento. Un compromiso a vivir más profundamente el carisma y los pilares del Movimiento. Algunos de ellos nos contaron:

PROMESAS ESTABLES

Matías Lustig: “Recíbeme Señor según tu Palabra y viviré, y no quede frustrada mi esperanza” Qué emocionante profesar mi promesa cantando estos versos junto a la comunidad de oblatos, promesados y junto a mi familia. Emocionante la acogida y bienvenida que me dio la comunidad. Qué alegría poder responder al llamado que Dios me hace y comenzar este camino de amor y seguimiento a Cristo, a quien he encontrado con fuerza estos últimos años a través de la Lectio Divina, la Liturgia de las Horas y la participación en el Movimiento. Este encuentro me ha ido transformando poco a poco, aprendiendo a mirar las cosas de la vida con la mirada del Evangelio. Nunca imaginé, que la elección del colegio de mis hijas fuera a tener tanto impacto en mi vida. Que fuera a descubrir un camino de encuentro con Dios y que todo comenzara con una reunión de bienvenida a los apoderados nuevos. Viendo en retrospectiva estos últimos 3 años, se me vienen a la cabeza las palabras de Jesús: “El viento sopla donde quiere, y oyes su rumor, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Así es todo el que nace del Espíritu”(Jn 3, 8).

Magdalena Besa: La promesa que hago hoy, es una respuesta libre y amorosa al amor que Dios ha ido manifestando en mi vida, a este Padre cariñoso que me ha llevado por lugares que nunca imagine recorrer! Es una acción de gracias a este Dios que me ama y me busca sin parar. Es responder al amor que Dios me tiene, como también dar gracias porque he encontrado en su Palabra, vida en abundancia, ¡vida eterna! “Te hare mi esposa para siempre, te desposare en justicia y en derecho, en amor y en compasión, te desposare en fidelidad y tu conocerás a Yahvé” Os 2, 21-22.

Carolina Palacios “la promesa ha sido para mí un “empujón” para acercarme más a Diosa vivir más atenta a su presencia. El aumentar mis tiempos de oración, partir el día rezando laudes ha sido un cambio que me ha ayudado mucho a vivir el día de otra forma, más tranquila y confiada. En Semana Santa: vivir la liturgia como la viví este año me ayudó a profundizar mucho más en el misterio pascual y estoy segura de que eso ha tenido frutos en mí que he visto el resto del año. Siento que estoy empezando un camino que como todo en la vida, tendrá sus dificultades, pero en el que hoy estoy gozando del entusiasmo de la partida. La verdad es que estoy muy feliz y agradecida de Dios y del movimiento por todo lo que he recibido”.

 

PROMESAS ACTIVAS

Ignacio Vallejos A09: “Estoy feliz por haber hecho la promesa activa en el movimiento, con el apoyo y compañía de mi familia, amigos y de la comunidad de Manquehue. Esta promesa es una respuesta libre a un llamado que siento de Dios a perseverar en este camino, el cual Él me ha presentado y el cual me ha dado mucha Paz. Sé que esta promesa no es el cúlmine de mi encuentro con Cristo, ni mucho menos… sé que es un principio: Un empezar a caminar hacia Cristo junto a esta comunidad. He vivido la paz y el amor de Cristo en este camino, y siento hoy el llamado de Dios a seguir viviéndolo aquí. Agradezco a todos los que me han ayudado y apoyado en este camino, corrigiéndome, exhortándome y abriéndome los ojos a su Realidad. Confío en la ayuda de Dios para llevar esta promesa a buen término”.

Belén Comparini: “La promesa me ayuda estar despierta, a cambiar mi mirada y ver que todo está bien. La comunidad ha sido una gran manifestación del amor de Dios en este tiempo, ha sido un espacio y personas concretas que me acogen, comparten mi búsqueda y que me ayudan a vivir mi fe. Quise renovar la promesa por esto, porque me ayuda a no olvidar que mi estabilidad es hacia Cristo y que la lectio, la comunidad, la tutoría y el oficio le dan sentido a mi vida porque me hacen girar a Dios y hacerme consiente de que tengo vida eterna”.