Retiro Jóvenes Manquehue

El fin de semana del 10 al 12 de Agosto se realizaron los retiros de Jóvenes Manquehue.

Las mujeres se reunieron en el Centro de Espiritualidad Loyola, en la comuna de Padre Hurtado. Más de 75 mujeres de las tres decanías de Manquehue (junto a alumnas de III° y IV medio), vivieron un fin de semana de oración personal, bajo el lema, “Vivamos una vida nueva” (Rm 6,4), Conocer cómo Dios “te ve a ti”, para descubrir la imagen perfecta. José Manuel Eguiguren les habló sobre su propio despertar a la realidad de Dios. Las jóvenes, nos contaron: Blanca Garcés (B18) “En el retiro vimos mucho sobre las decisiones, miedos y el futuro. Para mí fue el minuto perfecto para irme ya que logre ver este fin de año que se viene con otra perspectiva. Fue una recarga de energía y de Dios, que me tiene feliz y en paz”.

Dariela Salazar (L18):“El retiro para mí fue muy significativo ya que en él pude tener un encuentro muy fuerte conmigo misma y con el Señor. Tuvimos muchos momentos de oración en los cuales pude darme cuenta que soy hija amada de Dios y que él me ama tal cual soy. Cada una de las que fuimos, estábamos felices y unidas por un mismo motivo, seguir al Señor… Ahora, como decía el lema del retiro, “viviré una vida nueva”… veré las cosas con un punto de vista distinto y dejaré que el señor haga su voluntad conmigo… fue una experiencia muy rica en oración y amistad que repetiría una y otra vez”.

Consuelo Ingunza (A15): “Respóndeme Yahve con tu amor y tu bondad, por tu inmensa ternura vuele a mi tus ojos“. (Si 69,17). Dios me respondió, con su amor, entregándome ese fin de semana antes de partir con el segundo semestre. Me habló por medio de la gente, el lugar, los minutos de oración personal, del silencio y las conversaciones, fueron instancias para llenarme de la presencia de Cristo. Lo necesitaba, el tener este espacio de pensar, de despertar del sueño me sirvió a estar más atenta y escuchar a mi corazón, a no aferrarme a mis preocupaciones, miedos y las cosas superficiales, sino a descubrir que Dios habita en mí y que TODO está muy bien”.

Por otra parte la rama de hombres vivió el retiro por Decanías.

José Antonio Navarro, decano de San Lorenzo, nos cuenta: “El retiro fue en Renca, donde todo lo hacíamos nosotros, cocinar, lavar, el aseo…fuimos 20 personas. Nos centramos en el lema “Despertó Jacob de su sueño y se dijo: está Dios presente en este lugar, y yo no lo sabía (Gn 28,16). Se nos invitó a despertar y tomar conciencia de la presencia de Dios hoy en nuestra vida, a vivir en esta conciencia siempre. Invitados a la radicalidad, a imitar un santo del siglo pasado que dijo: “Apenas comprendí que Dios existía, solo viví para Él”. La Decanía San Anselmo realizó su retiro en Ocoa, donde dio nacimiento al “Grupo Ocoa”; José Miguel Navarro (DSA), Alejandro Grohnert, (B99), Roberto Quiroga (A08), Ignacio Vallejos (A09), Ramón Gimeno (A17), Pedro Vega (A15), Matías Flores (A14) y Raimundo Zunino (A14), que da comienzo a una nueva etapa, nos cuenta Alejandro Grohnert, El lugar entregó mucha mística para vivir un fin de semana de una convivencia muy rica, centrada en la profunda oración personal, para luego profundizar en el tema de “la misión”, conociendo el testimonio de José Miguel Navarro, y la acción de Dios en su vida. Un encuentro donde se profundizó en una nueva visión pastoral de cómo los jóvenes ven a otros jóvenes y al resto del Movimiento