Semana Santa en el MAM

Diferentes actividades y celebraciones se realizaron esta semana santa en Santiago en los colegios del Movimiento. Cada Decanía organizó sus propias actividades, pero se matuvieron las principales ceremonias, la Misa de la Cena del Señor, la Celebración de la Pasión del Señor y la Solemne Vigilia Pascual como instancia de reunión de todos los miembros del Movimiento. A continuación dos testimonios de quienes participaron en la Semana Santa en el MAM.

Consuelo Ingunza: “Para mí esta semana santa fue un encuentro con un Dios de amor. Pude ser testigo de todos los signos y actos que hizo Dios por mí. Una de las actividades que más me llegó fue la lectio en cerro el día sábado, me quedo con el versículo que dice “despojarse del hombre viejo y revestirse del hombre nuevo”, me invita a deshacerme de mis pecados y de las cosas que he vivido en el pasado, en lo único que me tengo que concentrar es en vestirme de una mujer alegre, espiritual y de las cosas que verdaderamente me dan sentido.

La Adoración a la cruz en el Colegio San Lorenzo me hizo realmente hacerme consciente de todas las cruces que tiene cada persona que estaba ofreciéndole un beso a la cruz, especialmente  de las mías. Y por último me impresionó la Vigilia, todas las lecturas y especialmente la felicidad que veía en la gente cantando con mucho ánimo, cuando a las 12, resucitó Cristo. Me quedo con el versículo “En un arranque de furor oculté mi rostro por un instante, pero te quiero con amor eterno” (Is 54, 8).

Dominique Larrain (Decanía CSA): “¿Por qué buscais entre los muertos al que está vivo?” (Lc 24,5). En el retiro del Viernes Santo de la DSA, hubo una reflexión que me permitió profundizar en el misterio de la Cruz y la Resurrección de Cristo. Nos preguntaron “¿qué me puede pedir Cristo que ya lo ha dado todo por mí? No me pide nada, sino que viene a darlo todo a tal punto que toma la cruz y muere por mí”. Con esta idea pude entrar, mirar y valorar cada momento, signos, lecturas y cantos, encontrando en ellos la certeza que verdaderamente Él vino a darlo todo sin reservas para darme Vida en abundancia.