“Señor, enséñanos a ser Escuela del Servicio Divino”. Pretemporadas de Comunidades Centrales de Tutoría y JJM

A fines de febrero, en la casa de retiro Los Maristas, bajo este lema se trabajó en tres bloques: Escuela de comunidad y amistad; Escuela de oración y Escuela de trabajo. Participaron la comunidad Santa Escolástica de Downside y Javiera Schmidt, Directora de Tutoría del Colegio San Luis de Alba, Valdivia.

Nos cuenta Álvaro Gazmuri (B01): 

¿Cómo se vivió esta actividad iniciado este nuevo año?

Fue una excelente forma de empezar, rezando juntos, haciendo comunidad, celebrando la amistad y la misión en común. Nos renovamos en la importancia de la tutoría y la oportunidad real que tenemos de ser constructores del cambio que Chile y el mundo necesitan en este tiempo tan particular que estamos viviendo. Constructores de una sociedad alternativa, basada en el amor, en la amistad y el Evangelio que Cristo vino a anunciar.

¿Cómo se desarrolló la Jornada?

Tuvimos talleres muy interesantes donde se nos enseñó del trabajo con los jóvenes, de cómo organizarse, y del liderazgo. También Cristóbal Valdés pudo compartir algo de la experiencia de la comunidad Santa Escolástica, exhortándonos a vivir nuestra misión y vocación a fondo.

Mucha alegría, reflexiones, y oración marcaron esta pretemporada.

¿Qué es lo que más quisieras destacar de esta vivencia?

Personalmente volví con el corazón lleno por la alegría del encuentro, luego de estos dos años fuera, el volver a estar, compartir y rezar con tantos amigos y personas que han sido nuestros tutores en Manquehue. Es un regalo el ser parte de esta comunidad viva, que reza y avanza juntos… a veces con dificultades y debilidades, pero confiados en el Señor, siguiendo el ejemplo de Moisés que: “(…) por la fe se mantuvo firme como si viera al invisible” (Hb. 11, 27)