VÍSPERAS GENERALES

“¡Oh María!, has producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes”

 

Las vísperas Generales de este lunes 2 estuvieron marcadas por el Día de Todos los Fieles Difuntos, el inicio del Mes de María y la pascua del Padre Gabriel Guarda OSB.

Se iniciaron con una invitación de Belén Ruiz Clavijo (B92) jefa de rama de la Decanía San Lorenzo, “a traer a nuestra memoria a todos nuestros seres queridos que ya han celebrado su pascua”, para tenerlos presente en la oración.

A continuación, José Antonio Navarro, decano de la Decanía San Lorenzo, junto con recordar al Padre Gabriel y cómo en su visita a San José, le reveló una profunda fe en María; nos invitó a celebrar este Mes de María, a “no contentarnos con solo repetir la oración por un momento y quedarnos en los sentimientos bonitos, los invitamos a vivir lo que nos propone la oración del mes de María”. Poniendo énfasis en el párrafo final: “¡Oh María!, has producir en el fondo de nuestros corazones todas estas amables virtudes”, nos nstó a realizar durante este mes un “viaje al interior para encontrarnos con el Señor, para vivir conscientes de este espacio íntimo en el que descubrimos la presencia de Dios en nosotros, lugar que el Padre se reservó para sí cuando nos creó, en el que solo el Señor puede entrar, nada fuera de Él puede llenarlo”. “A vivir desde el fondo de nuestros corazones este mes bendito, como un camino de humildad a través de la obediencia, un camino de concordia fraternal viviendo el buen celo y un camino de silencio para tener nuestra mente en la mente de Cristo, ayudados por la intercesión de la Virgen María”.

 

Las Vísperas finalizaron con una DÉCIMA AL PADRE GABRIEL compuesta por Moisés Chaparro:

 

Él sabía los caminos
para ir al Emmanuel,
guiando a José Manuel
por bien de nuestros destinos.

Al clérigo Gabriel Guarda
toda nuestra gratitud,
porque su santa virtud
le dio una estampa gallarda.
Y como un ángel resguarda
nuestros pobres pergaminos,
en sus quehaceres divinos
es una guía incesante,
y como espíritu orante
él sabía los caminos.

Un arquitecto de honor
es su vocación primera,
y toma como carrera
ser un gran historiador.
Pero un llamado de amor
escuchó el Padre Gabriel,
y en su corazón de miel
pone Cristo una plegaria,
abriendo su alma vicaria
para ir al Emmanuel.

A los que en crisis están
les da la lectio divina,
y sin querer los destina
a que armen su propio plan.
Es un querube, un guardián
es del cielo un alma fiel,
su esencia es un cascabel
para las almas perdidas,
lo demuestra sin medidas
guiando a José Manuel.

En su labor de docencia
Enseña la teología,
porque Dios le mantenía
altísima la sapiencia.
que bendita la prudencia
los monjes benedictinos,
que en nuestros suelos latinos
van sembrando la esperanza,
y hacen con Cristo una alianza
por bien de nuestros destinos.

Al fin hermano creyente
recibe nuestro cariño,
porque le pusiste aliño
a Chile y toda su gente.
Estarás siempre presente
como lo está el Nazareno
y en este mi verso ameno
digo al darle mi laurel,
que es nuestro Padre Gabriel
un san Benito chileno.