Patronos » San Juan Apóstol

San Juan Apóstol era pescador de profesión, la que abandonó al instante con su hermano Santiago ante el llamado a de Cristo seguirlo. Fue parte del grupo de apóstoles cercano a Jesús que estuvo presente en algunos momentos especiales como la Transfiguración y a la agonía. En su Evangelio, se refiere a sí mismo como “el discípulo a quien Jesús amaba”. En la última cena se recostó sobre el pecho del Maestro. Otra señal de la amistad que existía entre Juan y Cristo es que fue el único apóstol presente en la Crucifixión, momento en que Jesús le entrega a María como madre; en la persona del apóstol ella acogió como hijo a la humanidad entera.

En san Juan y en su relación con Jesús, los miembros del Movimiento descubren cómo ha de ser la relación de amistad que se debe dar entre ellos y su acompañante espiritual. En la lectio divina descubren, con san Juan, que «en esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y nos envió a su Hijo» (1 Jn 4, 10) y conocen así el abismo insondable de amor que es el corazón de Cristo. De san Juan aprenden también a acoger a María como madre y a recurrir a ella como hijos. La fiesta de san Juan, el 27 de diciembre, es el día del Movimiento.

A continuación se encuentra el Oficio Divino del día de San Juan Apóstol.

Oficio Divino – San Juan Apóstol