Patronos » Santa Escolástica

Sabemos poco de ella. En el libro segundo de los diálogos de san Gregorio Magno, el santo relata una de las acostumbradas visitas que hacía Escolástica a su hermano Benito. En una de esas visitas, Escolástica, ya de noche, le pide a Benito que no le deje para poder seguir en sus conversaciones sobre la vida espiritual hasta la mañana. Benito se niega, pero Escolástica eleva su oración al Señor y repentinamente comienza una tormenta tan fuerte que a Benito le resultó imposible volver al monasterio. Tres días después Benito vio el alma de su hermana que salía de su cuerpo y que entraba en lo profundo del cielo. Santa Escolástica es enterrada en Montecasino, en el lugar que había sido preparado para Benito.

Santa Escolástica es un modelo de amor y confianza en Dios para los miembros del Movimiento, que nos enseña a no poner límites a la acción de Dios en nuestras vidas; así aprendemos lo poderosa que es la oración ferviente en todos los momentos de nuestra vida. Su fiesta se celebra el 10 de febrero.