Lectio Divina » Grupos de Lectio

Cuando una persona quiere formar parte del Movimiento generalmente comienza integrándose a un grupo de lectio divina compartida. Lo esencial de estos grupos es la proclamación de la Palabra y el compartir lo que el Señor le dice a cada uno a través de ella. En estas reuniones se comparten testimonios de la acción de esa Palabra en la propia vida por medio de los ecos; muchas veces el eco de un hermano puede volverse Palabra de Dios para otros.

Las lecturas son siempre de la Sagrada Escritura y pueden ser del tiempo litúrgico, las de la misa dominical, seguir un libro de la Biblia de continuo, o corresponder a un tema particular.

En los grupos de lectio las personas aprenden a amar a la Iglesia, a hacer comunidad, a participar y gozar en la Liturgia, a celebrar la Liturgia de las Horas, renuevan su vida sacramental, son instruidas en el camino de la Regla de San Benito y reciben acompañamiento espiritual de un miembro más antiguo del Movimiento.

En estos grupos surgen verdaderas relaciones de amistad espiritual que, como dice San Elredo de Rieval, “nacen en Cristo, en Cristo crecen y por Él se plenifican”.

Los grupos de lectio suelen ser entre siete y once personas del mismo sexo, además del encargado. Cada grupo lleva el nombre de un santo que hace de patrono el cual se le pide protección, tanto para el grupo en su conjunto como para cada miembro en particular.

Los grupos pertenecen a distintas ramas: los escolares son parte de las áreas de Tutoría de los Colegios, luego los universitarios dependen de Jóvenes Manquehue y por último se encuentra la Rama de Adultos.

Grupos de Lectio