CAMBIO DE DECANO

Manuel Jose Echenique, oblato cenobita, vuelve a ser decano de San José, tras haber pasado un año trabajando en Santiago.

Cuando la comunidad se vuelve numerosa, san Benito aconseja en el capítulo 21 de su Regla para monjes, instituir decanías, es decir grupos más pequeños que permitan conservar la vida cotidiana de la comunidad a una escala humana. El decano, hace las veces del abad –el Responsable en el caso del Movimiento- en la decanía. Su misión es doble, por un lado desarrollar la vida comunitaria entre los hermanos que están a su cargo y, al mismo tiempo, conservar la unidad de su decanía con el Responsable y el resto de la comunidad.