Chilesaurus Diegosuarezi

¿Hace cuanto fue el poblamiento de Aysén? ¿Cuándo llegaron los primeros colonos? ¿Indígenas nómades? ¿Españoles? ¿Ingleses? ¿Chilenos del norte? ¿Provenientes de Argentina? ¿Chilotes?

El año 2004, a unos 20 kilómetros de San José, en las cercanías de Mallín Grande, fue descubierto el esqueleto de un enigmático animal patagónico, un hallazgo único: el dinosaurio Chilesaurus Diegosuarezi. Diego Suarez (a quien le debemos el nombre del dinosaurio), niño que en esos entonces tenía unos 7 años e hijo de un geólogo que estudiaba el terreno, encontró los primeros huesos fosilizados.

No sabemos si el Chilesaurio fue el primero en pasearse por estos lugares o no, lo que sí sabemos es que hace 147 millones de años, a fines del período jurásico, Aysén, ya estaba habitada. Para los pobladores de esta Región -y para Chile entero- el hallazgo de un dinosaurio en estas tierras es toda una novedad, sin embargo, haber encontrado al Chilesaurus Diegosuarezi fue una sorpresa mayor para los círculos científicos y paleontológicos, ya que este dinosaurio es quizás el más extraño de todos los conocidos hasta la fecha.

Tiene huesos de varias especies, por lo que en un principio fue difícil clasificarlo en alguna familia determinada de “saurios”, lo que también le valió el calificativo de “el eslabón perdido” de aquellos prehistóricos reptiles. Tiranosaurio Rex, Velocirraptor, Estegosaurio, Brontosaurio, Triceratops y otros dinosaurios famosos provendría de nuestro Chilesaurio. El “padre” de estos reptiles encierra un misterio para los expertos, ya que al parecer sería un terópodo (es decir del tipo del Tiranosaurio Rex o el Velocirraptor) pero herbívoro.

La prestigiosa revista de ciencias “Nature” señala que el Chilesaurio tiene un cráneo pequeño y proporcional, pico córneo, dientes en forma de espátula u hoja (dándonos indicios de que nos referimos a un “antiguo vegetariano”), brazos robustos con manos (como las del Tiranosaurio) que solo poseían dos dedos bastante cortos que terminaban en garras ligeramente curvas, lo que indica que no las utilizaba para cazar otros animales. Cintura pélvica con un pubis retorcido, con “cadera de ave” (lo que significa que es un “Ornistiquio”), con grandes patas traseras cortas y anchas de cuatro dedos a diferencia de los otros terópodos, que son más delgados y con solo tres dedos. Con un gran cuello, el Chilesaurio medía 1.60 metros, pero pudo llegar a medir tres.

Aunque para los científicos este “eslabón perdido” ha significado algunas pistas sobre la evolución de los dinosaurios, el ancestral patagón, Chilesaurus Diegosarezi sigue siendo un gran misterio que nos da luces de cómo era este lugar hace millones de años.

 

Bibliografía

https://www.biobiochile.cl/noticias/2015/04/27/chilesaurio-el-asombroso-dinosaurio-herbivoro-que-habitaba-el-sur-de-chile.shtml

https://www.muyinteresante.es/ciencia/articulo/descubren-un-nuevo-y-extrano-dinosaurio-el-chilesaurio-631430221192

http://www.t13.cl/noticia/tendencias/resuelven-el-misterio-del-chilesaurus-el-frankenstein-de-los-dinosaurios-que-no-coincidia-con-ninguna-especie-conocida

http://elreverde.com/conoce-al-chilesaurio-el-teropodo-herbivoro-descubierto-en-chile/