EL VIAJE A SAN JOSE

Si bien es cierto que hay diferentes maneras de entrar a la región de Aysén -por Chaitén en el norte, por barco o por Argentina- haremos nuestro viaje en avión, aterrizando en Balmaceda, localidad ubicada a 55 km al sur de la ciudad de Coyhaique en la XI región de Aysén del General Carlos Ibañez del Campo.

De esta manera, la experiencia en San Jose -cualquiera que esta sea- comienza 270 km antes de llegar al Monasterio, en Balmaceda. Y es que el viaje mismo es parte del ir desconectándose, alejándose de todo lo cotidiano para comenzar una experiencia de encuentro con Dios, con la comunidad y con uno mismo. La experiencia en San José requiere de este viaje: largo, con una naturaleza y paisajes imponentes, que invitan desde un comienzo a reconocer la grandeza de la Creación y la pequeñez del ser humano frente a Dios.

Balmaceda está en la pampa, en el Valle del río Simpson, al oriente de la Cordillera de los Andes, en el límite de la frontera con Argentina. Atravesando campos que en otros tiempos fueron arrasados por incendios -lo que se evidencia por la ausencia casi total de árboles- avanzarás hacia el sur. Poco después hay un cruce, que al tomarlo hacia la izquierda continúas el camino hacia el sur por la Carretera Austral.

A grandes rasgos, el viaje podría definirse como un recorrido por diferentes valles -partes bajas donde hay un río- y portezuelos -puntos más altos del camino que marcan el límite entre un valle y otro-.

Tras doblar por el cruce señalado, ingresarás en el Parque Nacional Cerro Castillo, donde podrás ver varios carteles que indican la presencia de huemules. La ruta irá en gradual ascenso hasta llegar al Portezuelo Ibáñez (1.200 msnm.), el punto más alto de todo el camino, y que marca el fin del valle Simpson. Luego descenderás por la cuesta del Diablo hasta Villa Cerro Castillo, un mirador permite observar la majestuosidad del río Ibañez -de donde toma el nombre este siguiente valle- y el pueblo de Cerro Castillo. Si tienes suerte y está despejado, también podrás ver el hermoso Cerro, por el cual fue bautizada la villa.

Avanzando por el valle de Ibañez hacia el sur, se termina el pavimento. Luego comenzarás nuevamente el ascenso hasta el portezuelo del lago Cofré, cuya vegetación abundante, constante paisaje nevado en invierno y escases de habitantes, dan testimonio de la altura.

Tras dejar atrás este último portezuelo, podrás observar bosque de ñires, ciruelillos, nalcas y coigües, y comienza el Valle del Río Murta, río que desemboca en el lago General Carrera. El camino continúa junto al río – aunque a veces no se vea-, hasta que, pasado el pueblo de Murta aparece el lago, el segundo más grande de Sudamérica. Durante el recorrido por el valle, el camino se vuelve más plano y suave, consecuencia de las cenizas del volcán Hudson, cuya erupción en 1991 provocó una gran catástrofe. Aunque al mismo tiempo, las cenizas, -que llegaron a un metro de altura- hicieron que el valle se nivelara, el río tuviera más meandros, se fertilizaran las tierras y el camino quedara con una capa de cenizas por años. Testigos de esta catástrofe natural son los bosques muertos que se pueden observar a un costado de la carretera.

Dejado atrás Murta, el camino continúa bordeando el lago, que posee una superficie de 1850 km2, de los cuales 978,12 km² están en territorio chileno​ y los restantes 880 km² pertenecen a la provincia argentina de Santa Cruz, que lo convierten en el mayor lago del territorio chileno,​ y el segundo de Argentina. Su origen es glaciar, está rodeado por la cordillera de Los Andes y desagua en el océano Pacífico a través del río Baker.

El siguiente pueblo que aparecerá es Puerto Río Tranquilo, una localidad que concentra su actividad económica en el turismo, dado su cercanía con varios puntos de interés tanto para chilenos como para extranjeros: catedrales de mármol, camino a la Bahía y glaciar Exploradores, glaciar Leones, entre otros atractivos hacen de este pueblo una parada obligada para quienes visitan la Carretera Austral.

Ya estamos a solo 80 km de San José. La carretera continúa – en gran parte- bordeando el lago, con arrayanes, ciruelillos, calafates y chilcos adornando la orilla del camino. Estamos en la pampa, aquí la cordillera de Los Andes está a la derecha, y el límite con Argentina es simplemente imaginario. No siempre podrás verlos, pero los cerros que están a tu derecha están cubiertos de nieve y son los Campos de Hielo Sur, donde se encuentra el Parque Nacional Laguna San Rafael y el monte San Valentín, el más alto de la Patagonia. Luego de una recta en donde hay varios lodge -y un personaje que invita a hacer canopy-, llegarás al cruce El Maitén: a la derecha se sigue hacia el sur, pasando por Cochrane se llega hasta a Caleta Tortel; nosotros seguiremos hacia la izquierda, tomando el brazo secundario de la Carretera Austral que bordea el lago y llega hasta Chile Chico y la frontera con Argentina. Tras unos minutos, llegarás a Puerto Guadal, también conocido como “la perla del lago”, pueblo al que quienes viven en San José recurren constantemente a comprar alimentos, gas, petróleo, hacer visitas a los amigos, ayudar en la liturgia dominical, entro otros. Ya quedan los últimos 20 km de viaje, pasarás por el río Maqui, por la playa Fica y el río San Martín. En este lugar viven los vecinos más cercanos, con quienes se ha entablado una gran amistad. Tras una pronunciada curva con una vista al lago impresionante, comenzarás una recta, a tu izquierda sobre una loma podrás ver la casa Santa Hilda y luego San Columba. La tranquera de madera negra marca la entrada a San José. ¡Bienvenidos!

 

 

 

 

Foto 2: Río Murta serpenteando bajo el Portezuelo Cofré (https://www.pinterest.cl/pin/575194183654341613/)