HOMENAJE A LOS PIONEROS

LO QUE NO HA BORRADO EL TIEMPO

Viejo colono de antaño              Tú levantaste el racho               Hoy está el álamo altivo
yo te brindo este homenaje       el refugio protector                   que quedó de monumento
por dejarnos el ejemplo             ahí viviste con amor                  añoso ya por el tiempo
de bondades y coraje                  con tu mujer y tus hijos            que se yergue siempre vivo
su palabra fue la firma               todos esos sacrificios                sólo el sauce lo acompaña
igual que del juez letrado          por tu región la sufriste            contra la escarcha y el viento
se cumplía como fuera               después cuando ya te fuiste     que parece estar contento
no cumplir era pecado               cuando tu mujer murió             ya que el follaje lo adorna
hoy día con documento             tus hijos también se fueron      para dar allí su sombra
nos sale el tranco cambiado.    por los caminos de Dios.           como homenaje a su tiempo.

Como cantarte pionero             Allí quedan sólo troncos            Aunque se muestra altivo
recordar lo que tú fuiste           del rancho que ayer fue vida     con el tiempo ha de caer
que tantas cosas hiciste            allí donde hubo alegría,             porque Dios con su poder
para dejar tu recuerdo              algarabías de niños                     nos dejó a todos iguales
para ti no hubo verano             y una madre cariñosa                 los árboles y animales
los años fueron invierno           que guiaba su destino                lo mismo que a los cristianos
todo el día trabajando               vos como padre ejemplar          con el correr de los años
a veces a lluvia y viento             cuidabas de todos ellos             también caerá rendido
después de tanto sufrir             ahí quedan sauces y álamos     y quedará su altivez
sólo queda tu recuerdo.            que plantaste pa’ recuerdo.      para siempre en el olvido.

Tú fuiste el transportista          Yo te miro con respeto
el chofer de tu pilchero             arbolito abandonado
en él llevaste el pan                   antes fuiste bien cuidado
el arroz para el puchero           y joven en otros tiempos
lo acompañó la esperanza       también sufres el tormento
por los precarios caminos       como sufren los humanos
junto a tu perro amigo             aunque no somos iguales
que no supo de traición           yo te puedo decir huérfano
y a tu cintura el facón              al verte allí solitario
que fue tu mejor amigo.          a la inclemencia del tiempo.

 

 

*Orias Jara, Gilberto. “Lo que no ha borrado el tiempo“. Poetas populares de la XI región. Aisén, Poesía y Tradición. Ediciones Mar de Plata, Santiago de Chile, 1987.