Padre Antonio Ronchi

Conocido también como “curita rasca”, el Padre Antonio Ronchi fue un misionero italiano de la orden de Don Guanella que dedicó su vida a recorrer los lugares más apartados de la X y XI región.

Llega a Puerto Cisnes en 1961, donde estuvo 7 años. Allí se dedicó a recorrer campos, caseríos y lugares habitados, sin importar lo lejos o aislados que estuviesen. Fruto de sus visitas, inició conversaciones con empresarios y gente del Gobierno para que ayudaran a estos pobladores a salir de las precarias condiciones en que vivían.

Fue trasladado a Rancagua, pero en 1972 vuelve a Puerto Cisnes, y desde “este momento y durante alrededor de 20 años, fue recorriendo cada rincón de la región asistiendo a las localidades más alejadas donde ni siquiera caminos había, colocó gran cantidad de antenas de radios FM, que servían para el desarrollo y la comunicación de cada sector, instaló transmisores de televisión para localidades en las que ningún plan estatal, ni el más ambicioso, había incluido en su cartera. Generó proyectos productivos y sociales apoyado por el sistema de víveres por trabajo con los víveres enviados desde Europa que conseguía por medio de la Iglesia en ese continente. Construyo Capillas y albergues, talleres para trabajos de artesanía, lanchas, pequeños muelles y cuanta infraestructura fuera necesaria para el desarrollo de cada localidad sin olvidar nunca de anunciar que Dios y la Madre de la Divina Providencia eran los responsables de esa obra, que Dios los quería dignos y felices , que Dios estaba en el servicio y la solidaridad que se ejercía en el trabajo comunitario , por medio de la radio, por medio de las comunicaciones , por medio del mismo trabajo comunitario”[1].

En 1992 es trasladado a la diócesis de Ancud, donde continúa asistiendo a los pobladores más islados. Una de sus grandes obras fue la fundación de una escuela en la Isla Toto, en Puerto Gala.

Muchos lo han descrito como un soñador que hacía soñar a otros, ya que no había proyecto que juzgara imposible. Viajó a Europa en numerosas ocasiones para conseguir fondos, y se entrevistó con empresarios e incluso presidentes, buscando ayudar al desarrollo de las zonas más aisladas y alejadas de la X y XI región del país.

Casi todos los pueblos de Aysén tienen una plaza, una antena de Radio, una escuela o algún edificio nombrado en homenaje al padre Ronchi. Los pobladores lo recuerdan con cariño e infinita gratitud por todo lo que hizo por ellos y por el desarrollo de la región.

 

 

 

 

[1] http://www.fundacionronchi.cl/cronologia.htm