TRABAJOS EN EL MONASTERIO

Fernando Hurtado (B15), Florencia Winter (A14) y Ángeles Hederra (A15), ex alumnos de los colegios de Manquehue y alumnos de Ingeniería Civil de la Universidad Católica realizaron sus prácticas en el Monasterio realizando todo tipo de trabajos en el campo, desde cortar pasto, arreglar cercos, fertilizar álamos, entre otros. El gran celo y profesionalismo que demostraron permitió hacer dos grandes avances en el Plan Maestro: el sendero perimetral de Monasterio y la habilitación de un lugar de acogida.

El sendero es el comienzo de la limpia de un camino que permita recorrer caminando todo el perímetro del Monasterio, siendo el primer de una serie de senderos que se busca hacer con el fin de habilitar espacios de oración y ocupación de toda el área de San José, siguiendo el objetivo de los últimos años de “habitar el Monasterio”.

Por otra parte, el lugar de acogida es un espacio contemplado en el Plan Maestro que busca poder recibir personas vinculadas al Monasterio en carpa. Para esto se realizó una limpia del terreno habilitando lugares para acampar, construcción de una letrina e instalación de agua.

 

Hacer la practica en San José fue muy distinto que haberla hecho en otra parte. Fue trabajo con ritmo comunitario que me permitió mantenerme despierta a la presencia de Dios.
Me sentí muy acogida por la decanía y oblatas y quedé muy contenta con el trabajo hecho, que finalmente es un aporte para el encuentro con Dios de otras personas.
Me quedo con el versículo, “Con Cristo estoy crucificado, ya no vivo yo sino que Cristo vive en mí” (Ga 2, 20) que pusimos a los pies de la cruz que levantamos en el lugar de acogida.

Florencia Winter

Para mí La experiencia de trabajo en San José fue una instancia en donde pude vivir realmente; atenta al presente, dando lo mejor en cada pega, conociendo la vida en comunidad, la oración física y nunca dejándome de impactar de la increíble naturaleza que me rodeó constantemente. Fui feliz con un trabajo con sentido y tardes de paz. Me voy contenta con lo aprendido, siento que cumplí con los objetivos de la práctica obrera y me llevo mucho más aún. ¡Gracias por la oportunidad y acogida!

Ángeles Hederra

 

Por último, Juan José Prieto (B99), oblato casado del Movimiento, construyó un nuevo portón para la entrada del Monasterio, el que será instalado durante los próximos días.