Retiro rama adultos

Con el lema “Yo soy el buen pastor, conozco a mis ovejas” Jn 10,14,  se realizó el retiro de la rama adultos, el sábado 1 de octubre, en el colegio San Anselmo.
La jornada que se dividió en 3 bloques: despejar, encuentro y agradecer, comenzó con laudes, para luego hacer un trabajo para ver cómo llegábamos y dejar atrás nuestras preocupaciones. Después de un rico café, entramos en el segundo bloque ‘encuentro” con una charla de Roberto Quiroga, después un trabajo con Catalina Cubilllos para aprender a buscar el rostro de Dios y luego un trabajo personal. Por último, después de intermedia y de un rico almuerzo, llegamos al último bloque, agradecer, en donde escuchamos  el testimonio de José Manuel Eguiguren y finalmente terminamos con vísperas.

Aquí está el testimonio de María Eugenia Kysilka

Este sábado fui al retiro de la rama adultos 2016 que se realizó en el Colegio San Anselmo. Debo confesar que me costó dejar la casa y a mi familia en ella, con lo que implica el caos de un sábado por la mañana. Esta sensación cambió y dio un giro en la capilla, es maravilloso participar en la liturgia de las horas, me centra, me lleva el cable a tierra, el escuchar y el sentir a tanta gente en comunión es único.
Al llegar a la sala que nos tocaba según el numerito que nos habían asignado, nos tenían preparado un lindo regalo, una croquera preparada con mucha dedicación en donde la primera hoja nos dejó a más de uno boquiabierto, la imagen de un celular y unas preguntas y frases muy curiosas haciendo el paralelismo de cómo sería nuestra vida si a la biblia le diéramos el mismo lugar que a nuestro celular.
Las exposiciones fueron buenas y funcionaron como disparadores, aunque los talleres fue lo que más me gusto del retiro. Hacer lectio divina, abrirme a lo que Dios hoy me quiere decir a través de la lectura y del eco de los compañeros del grupo; la generosidad con la que abrimos la puerta del corazón, el escuchar cómo se manifiesta Jesucristo de una manera tan viva, eficaz, que me hace sentir a Dios en todas sus dimensiones omnipresente, omnisciente y omnipotente, que actúa en todos los minutos de mi vida.
Me recordó que ha habido un antes y un después de haber descubierto que Dios ya me encontró y que experimento su encuentro estando en el aquí y en el ahora, viviendo en la libertad que me da el saberme amada por Dios. “YO SOY EL BUEN PASTOR CONOZCO A MIS OVEJAS” Jn 10,14
María Eugenia Kysilka

 

Te invitamos a ver la galería de fotos!!!