Lectio

La lectio divina o lectura orante de Dios, es una forma especial de leer la Sagrada Escritura y de encontrarse en ella con Jesucristo. Se trata de una lectura pausada que va versículo por versículo, palabra por palabra, mirando el contexto, escrutando los pasajes, atendiendo a las referencias marginales, guardando silencios para dar paso a la escucha (RB 73, 3) y respondiendo a Dios en la oración y en la vida (cf. Diálogos II 16, 3b- 8). Por lo tanto, es una lectura espiritual que libera, sana y da vida, porque se eleva sobre el sentido literal del texto por acción del Espíritu Santo, para escuchar la voz de Dios que deifica al hombre (cf. Diálogos II 8, 8-9), produciendo en él la conversión.

El Cardenal Basil Hume dice que la lectio divina es el requisito necesario para una oración viva y verdadera. No es un sermón , no es leer teología por teología, sino una lectura orante que capacita al Espíritu Santo a mover nuestras mentes hacia una comprensión y una visión de las cosas de Dios, junto con el deseo de darnos a Dios y de expresar esto en la oración.