Capítulo Promesados: HACIENDO COMUNIDAD

El jueves 26 de mayo se realizó el capítulo de promesados en cada decanía, una instancia de hacer comunidad rezando y compartiendo reflexiones e información de la decanía.

 


 

Mariano Valdés, DSB: “Compartimos alrededor de la lectura de Dom Basil Hume sus enseñanzas sobre la vida en comunidad y el amor que ella conlleva, un amor nada idealista sino basado en aceptar las diferencias de los demás y descubrir en el otro qué me está diciendo Cristo a mí.  Al declararnos todos enfermos, no somos quienes nos creemos sanos los que venimos a curar al débil, sino a aprender de él en abierta actitud de humildad.

La invitación se completó con la descripción de los planes de desarrollo del Colegio San Benito, lo que resultó muy interesante, como también de la Rama adultos y de Jóvenes Manquehue. Se aprecia el que nos hagan parte de este trabajo académico y pastoral, fruto del esfuerzo de tantos a los que podemos sumarnos con nuestras oraciones e intenciones, llevando esta obra entretejida en nuestro corazón. Sentimos que estábamos haciendo comunidad”.

 


 

Josefina Ringeling, DSL: “Fue una maravillosa manifestación de Dios, pudimos compartir el cariño y agradecimiento que tenemos por el Colegio San Lorenzo y su historia. Compartimos diferentes aspectos de la vida del Colegio y la Decanía y sus desafíos; la buena noticia de las comunidades Ora et labora, del retiro de profesores y de la reapertura de la Casa Santa Escolástica. Roberto Ávila nos transmitió la alegría que significa volver a la presencialidad con todas las actividades de tutoría y la gran cantidad de ex alumnos involucrados en ellas. Finalmente, nos pusimos al día del trabajo que se está haciendo en la Hospedería Santa Francisca Romana, con la buena noticia de la renovación de su directorio, los pasos a seguir para su próxima reapertura y, sobre todo, la maravillosa experiencia que están viviendo diferentes grupos de jóvenes que, junto a la Eli Osorio, están teniendo una vida en comunidad y una relación con los vecinos del lugar que realmente emocionan. Quedamos todos con el corazón lleno de esta gran vida que hay en la Decanía San Lorenzo y con ganas de sumarnos y ser parte de este regalo de Dios”.

 


 

Carolina Álvarez, DSA: “Amo encontrarnos en los capítulos; vernos, saludarnos con el cariño de hermanos en Cristo, porque lo que nos une, es su amor de Padre.
Cada capítulo, y este que vivimos el jueves, es una manifestación del amor de Dios; sentir la fuerza de la oración en comunidad, compartir un rico almuerzo conversado, donde tuvimos la oportunidad de compartir la fuerza del Resucitado y su Espíritu.
Y terminamos con la buena noticia del trabajo de tantos, que están dando la vida para llevar la alegría de la experiencia del amor de Dios, hacia todos los que, de alguna manera, estamos involucrados al movimiento. Fue muy impresionante ver cómo Dios actúa y sigue actuando con fuerza en nuestra comunidad Manquehuina”.