SAN BENITO: VÍSPERAS GENERALES

El lunes 4 de julio se realizaron las Vísperas Generales en el Colegio San Benito. En esta ocasión todas las decanías de Santiago se reunieron en un mismo lugar para celebrar con gran alegría el ser benedictinos, anticipando la celebración del día de nuestro patrono.

 


 

Agustina Aceituno (B22): “Para mí fue muy emocionante ver a tantas personas, no solo conocidas, sino de distintas realidades unidas por una misma causa: la oración. Presencié reencuentros de amigos y conocí a gente nueva, pero lo que más me llegó fue que todos nos encontrábamos ahí en el mismo espíritu, con el deseo de rezar el oficio como una sola comunidad”.

 


 

Darlyn Soto (L22): “Primero que todo destacar que la comunidad se nota a pesar de que no estemos juntos los colegios día a día, se siente el cariño de todos hacia los demás. El día de las Vísperas estuvo muy lleno de gente que es lo que más recalco, y lo que más me gustó, además, es que se notó la participación, no solo con la acción de ir sino más bien con el participar cantando y escuchando con atención. En el ágape es increíble como no hace falta conocerse de años para entablar una conversación”.

 


 

Matilde Vicuña (A22): “El lunes tuve la oportunidad de ir a Vísperas Generales en el San Benito, y fue una experiencia increíble. Fue muy emocionante ver a tanta gente junta rezando en un solo lugar. Además, creo que me ayudó a entrar un poco más en mi yo espiritual para prepararme para los trabajos y misiones que vienen. Una de las cosas que más me gustó fue que a mucha de esa gente ya la conocía, por lo que fue una instancia para reencontrarme y tener buenas conversaciones”.

 


 

A continuación les compartimos las preces que fueron leídas ese día, para que juntos podamos hacerlas nuestras y así rezar como comunidad benedictina, por nuestra Iglesia, nuestra comunidad y país.

 

Dios nuestro, te pedimos que derrames en nuestra comunidad, en tu Iglesia y en el mundo el mismo espíritu de obediencia, estabilidad y conversión de costumbres, que animó a nuestro padre Benito.

Te pedimos suscitar en nosotros un renovado espíritu de verdadera obediencia: haznos dispuestos a escucharnos de corazón; capaces de abrir los ojos para anticipar las necesidades de los demás, y valientes para dejar de lado lo nuestro para bien de los demás – porque tú amas al que da con alegría.

Por eso te rogamos Señor.

También Señor, te pedimos que renuevas en la Iglesia la estabilidad. Ayuda a los que hemos sido llamados a ser el Pueblo de Dios a perseverar fieles y anclados en ti, nuestra roca firme. Fortalece e inspira a nuestros pastores. Frente a las dudas y desafíos de nuestra época, danos a todo el pueblo de Dios esa constancia que sostuvo a la Congregación Benedictina Inglesa en tiempos de persecución, y a tantos mártires en tiempos de adversidad, porque sabemos que el que persevera hasta el fin se salvará.

Por eso te rogamos Señor.

Finalmente, te pedimos por nuestra sociedad y nuestro mundo, para que seamos todos renovados por esa constante conversión de costumbres a la que Benito invitaba a sus monjes: la humildad para reconocer nuestras propias faltas y a perdonar las suyas a los demás; la caridad para ver en toda persona no a un adversario sino a un hijo de Dios y un hermano; la honestidad para emprender lo que podemos mejorar, tanto de nosotros mismos como el lugar donde nos toca vivir.

Por eso te rogamos Señor.