Regla San Benito 19 agosto, 2022

Regla de San Benito 111

  • Capítulo LXIV, 1-6

LA INVESTIDURA DEL ABAD

(1) En la investidura del abad se ha de tener siempre por norma que sea instalado aquel que toda la comunidad  haya elegido de común acuerdo según  el temor de Dios, o bien sólo una parte de la comunidad, aunque pequeña, pero con mejor criterio. (2) Al que ha de ser investido elíjanlo según el mérito de vida y la sabiduría de doctrina, aunque sea el último en el orden de la comunidad. (3) Pero incluso en el caso de que toda la comunidad eligiese con un mismo criterio a un individuo que consienta sus desórdenes –Dios no lo permita–, (4) y  estos desórdenes llegan de algún modo a conocimiento del obispo de la diócesis a la cual pertenece aquel lugar, y de los abades y de los cristianos vecinos, (5) impidan éstos que prevalezca la conspiración de los malos y pongan un administrador digno en la casa de Dios, (6) sabiendo que recibirán por ello una buena recompensa si lo hacen con pura intención y por celo de Dios, y que, al contrario, cometerán un pecado si lo miran con indiferencia.


 

1  Qo  1  13-16;  Sal  111(110)  10;  1  S  10  1

2  Sb  4  8-9;  Jb  32  6b-9; 1 Tm  4  12-16

3 Za  11  17

4 Mt  16  18-19;  Jn  20  21-23

5 Lc  12  42;  Ez  34  3-10;  Jr  23  1-4

6 Jn  2  17;  2  Co  11  2.12-15;  1  Co  5  2